Caen mis párpados

Llega una noche más,
aparentemente como cualquier otra
excepto por el aire que se respira.

Los ojos comienzan a sentirse pesados
y sostenerlos resulta imposible,
hasta que finalmente y muy lentamente
caen mis párpados.

Normalmente todo terminaría aquí
y ya no más hasta el otro día,
pero este no es el caso.

Miles de imágenes por segundo
se contemplan en el dilatado tiempo del sueño
y solo unas cuantas recordaré.

La noche apenas comienza
y van unos cuantos minutos,
o tal vez ya un par de horas
y se acerca el amanecer.

Comentarios

Comments powered by Disqus